Amor y otras palabras extrañas

 

la foto-3

Estaba segura que Amor y otras palabras extrañas no me iba a gustar. La portada me recordaba los cómics de Archie y la ilustración me parecía una Betty sin chiste. Y por regla personar, desconfío de todos los títulos que llevan la palabra Amor. Después, estaba Josie, su protagonista, con ese coeficiente intelectual hasta los cielos que la hacía lucir bastante rara y arrogante en cada palabra: “Lo admito, me gusta hablar el mensaje de las ancianitas.” (gracias Josie).

Pero caí de boca sobre el libro. Primero, hice una tregua con su protagonista, y me identifiqué con sus ojos criticones hacia el futuro esposo de su hermana Kate. Quien se presenta al inicio de la novela y con el puro nombre, es motivo de burlas: Geoffrey Stephen Brill, alias “Geoff”. No hay remedio para este pobre, Josie lo critica tanto y se mete en cada problema por explicar las miles de razones por las que no es digno de su hermana, que también le di breves dosis de mi odio literario. Y así se nos fueron varias páginas en las que vuelan platos de spaguetti, copas de vino, brassieres, lentes de contacto, y muchas cosas más. Nada funciona para Josie: Kate esta enamorada de Geoff y se casarán.

Es ahí cuando Josie, decide buscar el verdadero significado del amor. ¿Qué hace que dos personas se gusten, quieran estar siempre juntos? ¿Qué es el amor? (una de esas preguntas facilitas, bien domingueras) Y se lanza en las aventuras de intentar enamorarse, y esos intentos me gustaron. Josie se ve envuelta en situaciones caóticas, en cosas que no funcionan, en tristezas, entre tantas otras que parecen cotidianas en la búsqueda del melcochoso amor. Cuando parece que ya no se topará con algún chico que le haga sentir mariposas en el estómago, cae redondamente enamorada.

Me encanta como la autora sin proponerlo plasma el amor en muchas dimensiones. Salen “rayos y centellas” entre Josie y Kate pero también mucha comprensión. Entre los amigos de Josie existen lazos incomprensibles que se atesoran, y la familia tiene una sabia originalidad que los hacen adorables. Yo solo puedo decir que del odio al amor, aquí hay 325 páginas que me subieron a una nube de la que no me puedo bajar.

Publicado en Uncategorized | Etiquetado , , , | Deja un comentario

Entre frutas y verduras, kindles y Ipad

Ir al Supermercado en la Ciudad de México es una travesía que requiere valor. Todos están tan abarrotados que da la sensación que lo que ahí venden, lo regalan, y cada vez que me formo para pagar en esas filas maratónicas me gusta fantasear con la idea que estamos formados para que nos paguen por comprar. La última vez, mientras esquivaba a los compradores tras mi carrito, un señor enseñaba a su esposa con emoción la leche que estaba buscando en un anaquel. En ese preciso momento en que su mano se estiraba, yo cruzaba el pasillo y me lleve gratis una cachetada digna de telenovela, justo ahí en medio de silenciosos litros de leche.  Todos nos apenamos, y el tremendo golpe me hizo perder el rumbo de mis compras. Puede alguien creérmelo o no, pero así me siento cuando leo en Kindel o Ipad.

Si, tienen una hermosa pantalla que quiero toquetear, pero al avanzar en mi lectura siento que veo el mismo paisaje perfecto. Una playa que siempre esta en atardecer, que nunca se nubla, en donde la misma güera con bikini no gana un gramo de grasa y yo me estoy tomando una piña colada que se llena a cada sorbo. Pero de repente, la playa se colapsa y el final del libro en el Kindle y el Ipad me sorprende como una cachetada en el supermercado. Me confunde el no poder ver apiladas en mi mano las hojas leídas, y la emoción de ver un final que se aproxima ya no me acompaña.

Ha sido tanta la discusión entre si las tabletas electrónicas sustituirán al libro impreso. Sin duda, le darán la batalla con fuerza, pero parece tan complicado ver un mundo sin libros. En la Feria del Libro de Guadalajara  de 2009 Orhan Pamuk en su primera conferencia dijo algo como: “Tengo 15 000 libros en mi biblioteca, para cada uno de ellos, he caminado, he preguntado, he investigado, cada uno de esos libros soy yo, no me pueden decir que en un aparatejo perderé hasta su olor”.  Deseo,  que todas las grandes industrias de la Tecnología que han metido sus narices en el ambiente de los libros, apresuren su paso para ponernos un poco de perfume, un poco de vista, un poco de sentido a tanto final que se estampa en la cara, que duele un poco al topárselo por sorpresa.

Publicado en Uncategorized | Etiquetado , , | Deja un comentario

Malamor….el primer libro

“Su mano se estira hacia el frente, un objeto queda atrapado entre sus dedos:parece un ave de alas blancas,agitadas por la furia de la naturaleza. Es un libro de tapas verdes: Rayen dice en la portada” (pg 156)

Tengo un dulce pretexto para leer, y esta reseña de Trilogía del Malamor. Hacía el fin del mundo Libro I  va dedicada a mi querida amiga Perla. El título Malamor  escrito por José Ignacio Valenzuela mejor conocido como “El Chascas” es tan pegajoso que el corazón de cualquier lector se paraliza al pronunciarlo y se pega al pensamiento entre varios suspiros. Pero eso es tan sólo el inicio de una intensa historia de aventuras bajo la batuta de Ángela, su protagonista, quien descuadra la aparente armonía que rodea a sus personajes. La joven se encuentra sumergida en el estrés de su tesis escolar, cuando recibe en su iphone un video de Patricia, una amiga quien la ha traicionado y ahora le pide ayuda. El corto y aterrador video, hace olvidar rencores y aflora en Ángela la necesidad de un rescate, que termina por embarcarla hacia Almahue. Dicho lugar, ha sido encapsulado en un hechizo: todo aquel que sienta amor…morirá, y Ángela, mientras busca a su amiga y sin quererlo desafía el embrujo al enamorarse de Fabián.

Todo se complica, Patricia no aparece, los habitantes de Almahue sufren, y Rayen destila ahí su dolor.  Rayen (con ese nombre tan rotundo), es la bruja que derramó el desamor sobre esta ciudad, pero a pesar de su amargura es imposible odiarla, contiene la intensidad de una bruja llena de tal coherencia, que parece habitar en el cuerpo de cualquiera. Ángela, en este torbellino de enredos, desarma las complicaciones y hace sudar al lector en cada página.  Finalmente, la tensión se aligera, Fabián sobrevive, se descubren pistas sobre Patricia y… el desenlace deja al lector jalando una cuerda para acortar la espera de la segunda parte y saborear más de esta historia.

Hace algunos meses, compartí un taxi con “El Chascas”, quien nos platicaba que acababa de terminar el guión de la telenovela “La casa de al lado”. El taxista al escucharlo empezó a conducir con la cabeza en dirección opuesta al volante para rogar algunas pistas sobre el final de su emisión, mientras nosotros rogábamos por esquivar baches y semáforos . Ahora, yo también ansío una cucharada con algunas pistas,  y  espero que “El Chascas” se apiade y nos revele pronto algunos remedios para este Malamor en que nos metió.

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

1, 2, 3 probando

El 2012 se plantó aquí y ya pasaron 11 días, y por que el número me gusta, y creo que 10+1 dan una cochina y pegajosa suerte. Estoy iniciando con mi dormido propósito de escribir sobre libros y letras. Si ya al mundo le quedan 11 meses, pues más vale que inicie a drenar esta picazón por la lectura. ¿Letras a cucharadas? Sí….el título suena a alguna marca de sopa instantánea, pero así como el  número 11, me parece que esto de cucharear entre sabores los libros se antoja, y además por mi gatita, Cuchara que ronronea cada vez que me siento a escribir.

Así que esto de escribir y leer, nos junte a saborear un poco.

Publicado en Uncategorized | Etiquetado , , , | 1 Comentario